Consideraciones a tener en cuenta antes de establecer una estrategia de marketing digital 

El marketing digital se ha vuelto una herramienta muy poderosa y fundamental para el desarrollo de cualquier empresa, sobre todo desde inicios de la pandemia, donde tuvimos que adaptarnos a una nueva modalidad de vida en la que la mayoría de las cosas debían realizarse vía remota. 

Hoy en día se ha vuelto común ver a los emprendedores y empresarios exponer sus productos y servicios en internet, con el fin de tener un mayor alcance de público, lo cual incluye desde el negocio más pequeño hasta las grandes corporaciones. Todas, o al menos la gran mayoría, cuenta con ecommerce o utilizan las redes sociales para comercializar, apoyándose en el marketing digital para generar ventas.

Sin embargo, antes de desarrollar una estrategia de marketing en tu empresa, debes evaluar una serie de factores que te permitan tomar la mejor decisión y crear un plan de negocio bien definido que te ayude a alcanzar tus objetivos planteados.   

Sabemos que comenzar un nuevo proyecto comercial, muchas veces puede dar un poco de miedo, por no saber qué hacer o qué medidas tomar para no cometer errores que lleven el emprendimiento al fracaso. Por ello, antes de realizar cualquier acción sin tener siquiera una asesoría sobre el mercado en el que planeas adentrarte, hemos elaborado una guía con una serie de recomendaciones que podrías tomar en cuenta antes de elaborar tu estrategia de marketing digital en tu negocio.  

1. Realiza una investigación de tu entorno 

Para que puedas desarrollar una estrategia efectiva es fundamental que conozcas tanto a tu público objetivo al que planeas venderle tus productos y/o servicios como al mercado y la competencia que se desenvuelve en el sector en el que buscas iniciar tu negocio. 

Por lo tanto, antes de establecer cualquier objetivo o definir estrategias que ayuden al crecimiento de tu emprendimiento, primero necesitas estudiar y saber quién es tu público, cómo se comporta, a dónde suele acudir cuando tiene un problema, cuáles son sus necesidades y deseos; así como investigar cómo trabaja tu competencia, cuáles son los métodos que mejores resultados le otorgan, cómo se organizan o quién es su proveedor. 

Lo mismo aplica para el mercado, si planeas vender productos relacionados al cuidado de la piel, por ejemplo, debes fijarte en las rutinas que se encuentran en tendencia, cuáles son los productos que tienen mayor demanda, qué valor le aporta al cliente, si son amigables con el planeta o no, entre otros aspectos. Realizar estas evaluaciones te permitirá tener un panorama más claro sobre el campo en el que piensas desarrollar tu empresa. 

2. Define tu propósito como marca

Es un hecho que los consumidores de hoy en día se comportan muy distinto a como solían hacerlo hace una década atrás, pues a la hora de adquirir sus productos y servicios ya no solo se fijan en su calidad, sino que también prestan atención a otros aspectos como el concepto y valor que le aportan. Por lo que las estrategias de marketing se han visto en la necesidad de evolucionar, buscando satisfacer las exigencias de los clientes. 

Según estadísticas, el 85 % de las decisiones tomadas por los consumidores se basan más en las emociones que le transmite la marca que en el servicio o producto ofrecido. Lo que quiere decir que, como emprendedor, debes definir cuál es el propósito de tu marca, el rol que pretendes jugar en la sociedad y cómo puede tu empresa ayudar al usuario en su día a día. 

Las empresas que trascienden en el mercado actual no venden productos sino experiencias, por ejemplo, una marca de ropa no vende prendas de vestir, sino moda, un proveedor de servicios de pagos no ofrece la integración de métodos de pago online en las tiendas, sino seguridad y rapidez al pagar como el link de pago. Por ende, si tu objetivo es llevar tu emprendimiento al éxito, debes enfocarte en trabajar en darle un propósito a tu marca.   

3. Establece objetivos medibles y elabora un plan de acción 

Definir objetivos y metas es otro factor fundamental para que un negocio funcione, ya que esto te permitirá medir los resultados de tu empresa y darle una mejor dirección. Para ello, al momento de establecerlos, tanto los generales como los específicos por área, debes asegurarte de que sean medibles en un lapso de tiempo definido, de lo contrario no podrás saber si vas por buen camino o si necesitas realizar algunas modificaciones o reforzar estrategias.  

Una vez que hayas planteado tus objetivos, deberás centrarte en identificar las acciones que te llevarán a lograr cada una de tus metas. Para lograrlo, debes elaborar un plan de acción que pueda estar sujeto a pruebas y cambios, de forma que puedan adaptarse a cualquier eventualidad que se presente. 

4. Crea un sitio web de comercialización  

El comercio electrónico está pasando por su mejor momento, por lo que debes aprovecharlo al máximo y utilizar el internet para crear tu propio portal web y dar a conocer tu negocio, ya sea que diseñes una página web o que abras una cuenta en redes sociales para promocionar tus productos. Estos espacios reciben millones y millones de visitas al día, dándote la oportunidad de ser reconocido por personas de todo el mundo. 

No obstante, debes tener en cuenta que, el hecho de contar con un espacio en internet, no es sinónimo de éxito, ya que al igual que sucede en una tienda física, se necesita de un arduo trabajo de marketing para hacer que el público descubra tu negocio y se interese por tu marca. 

Lo ideal en estos casos es contar con un equipo especializado que te asesore en temas del manejo de cuentas digitales, gestione tu estrategia y realice análisis periódicos sobre los indicadores, de manera que puedas obtener los resultados esperados. Lo que nos lleva al siguiente punto. 

5. Elige los mejores especialistas en marketing digital

Es probable que recibas muchas propuestas de proveedores de servicios que te ofrezcan creaciones de páginas web, herramientas SEO y SEM, manejo de redes sociales, analítica, entre otras actividades asociadas al marketing digital. Sin embargo, al momento de tomar una decisión y seleccionar a quienes formarán parte de tu equipo, enfócate en escoger el proveedor que mejor se adapte a lo que buscas proyectar como marca, que entienda tu concepto y sea un verdadero aliado. 

Para ello, puedes asesorarte con un consultor externo que se encargue de realizar recomendaciones y ajuste sobre el proyecto, permitiéndote despejar tus dudas y mantenerte tranquilo sobre el manejo de la empresa. 

6. Se consciente de que no puedes hacer todo solo 

Si bien, cuando iniciamos un proyecto, tendemos a ser muy celosos y cautelosos con quienes nos rodean y sentimos las ganas de querer hacerlo todo por cuenta propia, cuando la realidad es que, en algún punto, tendremos que delegar funciones y dejar que otras personas se integren al proyecto, ya que manejar un negocio es mucho más complicado de lo que pudiera parecer. 

La creación de contenido, la administración de las redes y el ecommerce, la gestión de cuentas, realizar analíticas, establecer pautas y demás actividades que demanda el funcionamiento de una empresa, requiere de un equipo preparado y calificado que pueda atender y llevar el control del negocio, de la mejor manera posible. Por lo tanto, si deseas hacer crecer tu marca, debes aprender a trabajar en equipo.

Deja un comentario