¿Cómo cuidar la ropa blanca y quítarle lo amarillo?

La ropa blanca es muy linda y queda bien con todo, pero, también, es la que se ensucia más rápido y, por lo tanto, la que más debemos lavar y cuidar. También, la ropa blanca suele ser la que más rápido pierde su color original y se vuelve amarillenta. Por eso, y para mantenerla más tiempo como nueva, necesita un cuidado especial. Quédate a ver cómo cuidar la ropa blanca.

Así que si crees que la ropa blanca es muy linda pero es muy complicado mantenerla impecable, es porque aún no has comprobado el poder de los productos de Dr. Beckmann. Aquí te cuento todos mis secretos para cuidar la ropa blanca. ¡Ponlos en práctica y verás los resultados! Aquí te enseño como lavar ropa blanca sin percudir.

eliminar manchas de la ropa

Usa agua fría. Evita lavar la ropa blanca con agua muy caliente. Así, el blanco se mantendrá brillante.

Clasifica la ropa. Es muy conocido el error de combinar las prendas blancas con las de color. De inicio, esto de verdad te ahorrará muchos corajes.

Usa siempre el ciclo de lavado adecuado. Si la etiqueta dice que la prenda debe ser lavada en un ciclo determinado, hazle caso y te irá muy bien.

Lava a mano la ropa muy delicada.

Usa productos especiales. Usa productos cuyas fórmulas hayan sido especialmente creadas para cuidar la ropa blanca¿Sabías que el 97% de las etiquetas de prendas de vestir no aconseja el uso de cloro? Esto es porque el cloro blanquea la ropa de manera áspera, acortando la vida de la tela y dejando un tono amarillento causado por la oxidación. El Super Blanco Intenso de Dr. Beckmann® hace que la ropa de tu familia quede limpia y reluciente, sin manchas de cloro ni decoloración. Está diseñado para eliminar el velo grisáceo, las manchas amarillentas y los residuos de la cal.

Usa la cantidad adecuada de detergente. Podríamos pensar que cuanto más detergente usemos más limpia quedará la ropa blanca, pero al contrario, el exceso de detergente hace que las prendas salgan más sucias. Además de que puede dañar la lavadora.

No sobrecargues la lavadora. Esto hará que el detergente y el agua no lleguen a todas las prendas por igual y queden mal lavadas y aclaradas.

¡Listo! Ahora ya sabes cómo mantener la ropa blanca.

Deja un comentario