Un uso práctico para las bolsitas de té usadas

Todo mundo suele tener bolsitas de té en casa para prepararse una deliciosa bebida caliente, ya sea por gusto o para aliviar algún malestar. Lo malo de estas es que una vez que las hemos usado no tenemos idea de que hacer con ellas, por lo cual la mayoría de la gente las tira a la basura. Quien iba a pensar que todavía pueden tener una utilidad, ¿verdad? Pues prepárate a sorprenderte, porque hoy en Tip Diario te revelamos un uso que no sabías acerca de ellas y que puede ayudarte a aprovecharlas una vez más, antes de que te deshagas de ellas por completo.

té

Las bolsas de té usadas pueden ayudarte a mantener tu vajilla limpia

Tal y cómo lo acabas de leer, si lo que quieres es dejar de preocuparte por desprender toda esa suciedad que queda en tus platos después de cada comida, mejor guarda las bolsitas que acabas de emplear para hacer lo siguiente:

  1. En el fregadero de la cocina, coloca todos tus trastes que se hayan quedado sucios.
  2. A continuación abre la lleva y llénala por completo de agua al tiempo. La temperatura no importa mucho.
  3. Coloca dentro del agua dos o tres bolsas de té, y dájalas sumergidas allí durante toda una noche.
  4. Cuando saques los trastes a la mañana siguiente, notarás que los restos de comida se desprenden de inmediato.

¿A qué no sabías que podías usar las bolsitas de té de esta manera? Estas tienen la capacidad de ayudar a absorber toda esa suciedad que se empeña en quedarse pegada a los platos, los vasos y otros complementos de tu vajilla, de manera que si esto suele ser un enorme problema para ti, bien puedes poner en practica este consejo para batallar menos, ¿no crees?

Y tú, ¿qué otros usos conoces para este tipo de bolsas?

Compartenos tu opinión