¿Te ha salido un brote de acné? ¡Evita que se extienda al resto de tu cara!

Un brote de acné siempre es una pequeña señal para alarmarse, pues por más pequeño que sea, te está indicando que hay algo que no marcha bien en tu organismo. Y que puede ser cuestión de tiempo, antes de que el resto de tu rostro se llene con esta desagradable enfermedad. Sin embargo, una vez que lo has detectado aún estás a tiempo de controlarlo tomando varias pero sencillas precauciones.

  • Lava tu piel constantemente. Es lo principal y debes hacerlo por las mañanas y por las noches. Usa jabón neutro o uno con ácido salicílico, indicado para tu tipo de cutis.
  • Mantén tu rostro hidratado. Usa una loción o una crema que sean completamente oil-free. La hidratación es esencial para combatir el exceso de grasa en los poros.
  • Busca algún medicamento con peróxido de benzoilo. Este es un agente muy poderoso que seca y reduce las imperfecciones; debes aplicarlo solo en las zonas grasosas de tu cara.
  • No uses tus manos para reventar el barrito. Son la parte que más bacterias alberga del cuerpo y al entrar en contacto con la imperfección, pueden expandirla más rápido de lo que crees.
  • Hazte una exfoliación 2 o 3 veces a la semana. Remover las células muertas te ayudará a mantener una cara limpia y tersa, sin rastro de espinillas, granitos u otras señales acneicas.
  • Siempre desmaquíllate y lávate antes de irte a dormir. Hasta el más mínimo rastro de maquillaje puede ampliar la producción de sebo, así que aseguráte de tener el cutis limpio y muy seco cuando vayas a dormir.
  • Lleva una rutina libre de estrés. Aunque no te des cuenta, hacer las cosas con demasiado apuro o estar ansiosa todo el tiempo, son causas para que el acné haga acto de aparición. Tómate las cosas con calma y date un tiempo para disfrutar sola.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión