¿Te duele el pecho al amamantar?

Está claro que el hecho de amamantar a un bebé no solo es necesario para su bienestar físico, sino que también funciona como un vínculo muy íntimo que le permite sentirse más cerca de su madre. Sin embargo, con todo y el hecho de que este es un acto necesario y hasta bonito, hay que aceptar que normalmente conlleva unas cuantas desventajas; sobretodo para quienes son madres primerizas. Nos referimos por supuesto a la sensación del dolor, que puede acarrear algunas dudas en quienes dan el pecho a sus hijos por primera vez.

Antes que nada, hay que aclarar que este síntoma de hecho es muy común durante los días primerizos de lactancia. Tu cuerpo se esta adaptando a los cambios de las glándulas mamarias, al producir leche y aumentar el tamaño del busto. Además de que habrá que acostumbrarse al bebé para que puedas sentirte más cómoda con el paso del tiempo y por supuesto, saber acomodarlo de manera que la succión no sea tan brusca. La mejor manera de hacerlo es cerciorándote de que el pezón entra por completo en su boca, además de buena parte de la areola.

amamantar a tu bebe

Los dolores pueden deberse también a la presencia de heridas en el pezón, que en todo caso deberán lavarse con agua y sin jabón o productos con alcohol o fragancias. En muchas farmacias encuentras cremas especiales que ayudan a hidratar y curar esa zona tan sensible, y que simplemente debes aplicar de manera circular haciendo uso de tus dedos.

Aplicar un poco de tu propia leche es otra medida que puede ser de gran ayuda. Basta con que te untes un par de gotas en torno al pezón afectado para mejorar el estado de las heridas. Esto aunque no lo creas, funciona debido a las numerosas  vitaminas que contiene la leche materna.

Compartenos tu opinión