6 consejos para ser un excelente jefe

A menudo se suelen ver los abusos de los jefes, su poca naturaleza humana, su mala dirección y trato hacia los empleados, y por ende el progreso de la compañía se ve afectado. Y por otro lado también se suelen ver los jefes que crean fuertes lasos entre el personal, y llevan a la empresa a su departamento a lo alto, cumpliendo sus objetivos con esmero y disfrutando lo que hacen.

consejos-para-ser-un-buen-jefe

Consejos para jefes

  • Toma tu trabajo con seriedad: si te encuentras en la posición de líder es por una razón en concreto, no vas exclusivamente a divertirte y a compartir vivencias con otras personas. Recuerda que tienes una de las labores más importantes dentro de la compañía, y que depende de ti la manera en que el personal trabaja e intenta conseguir cada uno de los objetivos.
  • No hace falta que seas “una maquina”: no vayas a trabajar solo porque debas hacerlo, piensa en que es una oportunidad más para hacer que los esfuerzos del día valgan la pena, y porque vas a encontrarte con personas con las que vas a interactuar. Trata a tus empleados como amigos, pero por supuesto manteniendo los límites de jefe/empleado, demuestra que eres humano. Igualmente en los momentos en los que entres en contacto con los clientes, ofreceles un excelente trato y soluciona sus problema dependiendo de cada caso, como por ejemplo con las notas de crédito.
  • Eres el líder y debes dar el ejemplo: no hay nada más que moleste al personal, que un jefe que se la pase proclamando reglas y deberes que al fin y al cabo ni él cumple. Entonces, si exiges algo a tu equipo, inicia pensando en que tu vas a ser el primero en cumplir las cosas.
  • Reconoce las cosas buenas de tus empleados, mas no lo malo: el jefe que se la pasa reprochando lo malo de su personal, solo da pie a que las personas implicadas mantengan con los animosa bajos y por ende con la productividad por los suelos. En cambio si lo que haces es reconocer las bosas buenas de tus empleados, y ayudarles a mejorar en sus fallas, vas a crear sólidos lazos, y mantener la productividad al 100%.
  • No pienses que los empleados son una pieza más: trátalos de una manera adecuada, preocúpate por ellos y ten en cuenta que ellos son quienes mueven a la compañía, y quienes se esfuerzan día a día por llevarla a lo alto. De igual manera si alguno no brinda el rendimiento adecuado aunque se le intente ayudar, con una actitud profesional procede a despedirlo pero con altura, es decir, explicándole los motivos de la decisión, exaltando sus cosas buenas, y si es posible indicándole una posible ruta para que encuentre otro empleo.
  • Disfruta tu trabajo y mejora cada día: siéntete dichoso de encontrarte en tu posición, y conforme el tiempo pase mejora con tus errores. Se honesto en toda situación y si te equivocas, reconócelo para que no solo mejores, sino que el personal se dé cuenta del excelente líder que tienen a su cabeza.

Compartenos tu opinión