Seco después del embarazo, ¿es conveniente?

Antes e incluso durante el embarazo (hasta cierto punto), tener relaciones sexuales continúa siendo una parte esencial de la vida de pareja, que va más allá del hecho de procrear. Por eso resulta comprensible que muchas parejas, se pregunten hasta que punto es factible retomar la costumbre tras dar a luz. No hay que dejar de tomar en cuenta que hay muchos cambios que, lo quieran o no, harán del acto algo muy distinto por tiempo indefinido. Si este es tu caso, esto es todo lo que debes saber una ves que hayas entrado de lleno a la maternidad.

  • Tu cuerpo no será el mismo de antes. Esto no es algo malo; debes aceptar que ahora tienes el cuerpo de una madre. Obviando la barriguita y otros detalles del embarazo, es mejor que no te obsesiones por bajar de peso rápidamente o deshacerte de todas tus estrías. Si tu pareja te ama lo suficiente, seguirás siendo atractiva para él.
  • Hay que adaptarse a una nueva rutina. Durante los primeros meses, apenas y encontrarás tiempo para ocuparte de tu intimidad con todos los cuidados que necesitará tu pequeño. Tú y su padre estarán agotados; aunque por lo general la mayor parte del estrés recaerá en ti. Sin embargo, ustedes necesitan tiempo solos así que esfuercénse por buscar unos momentos a solas.
  • La opinión del ginecólogo es importante. No es lo mismo tener un parto natural que una cesárea, en esta última, la recuperación es más lenta y tus órganos necesitan tiempo para reponerse. Si desean volver a sostener relaciones, lo más adecuado es consultar con tu médico o podrías resultar lastimada durante el acto.
  • Puedes sentirte muy insegura. Y eso terminará alejando a tu pareja si no mantienes abierta la comunicación con él. Cuando algo te moleste, sé sincera y no trates de afrontarlo sola.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión