Aprende a elegir el rubor más adecuado para tu tono de piel

El rubor siempre ha sido parte importante del maquillaje de toda chica y más indispensable de lo que parece, a pesar de que se le suele dar más importancia a otros productos. Un simple toque de color de este elemento basta para mejorar el aspecto cuando nos vemos demasiado cansadas o pálidas, y resalta estupendamente los pómulos según el tipo de rostro que puedas tener. No obstante podrías estar cometiendo el error de no usar un tono apropiado para tu tono de piel. Si quieres saber como elegir uno que en verdad te favorezca, entonces no te puedes perder los tips que tenemos en el artículo de hoy para ti.

rubor

  • Determina si tu piel es cálida o fría. Es lo primero que debes hacer para acertar con los rubores que escojas. Con luz natural, observa las venas de tu muñeca y fíjate en el color que poseen. Si son azules eres de piel fría mientras que sin verdes, tu piel es cálida. Si tus venas muestran un color azul-verdoso significa que eres neutra y puedes elegir entre una amplia gama de rubores.
  • Si tu piel es blanca debes optar por colores ligeros, como el rosado claro, el champán o el melocotón. Algo sutil y que pueda destacar sus facciones sin llegar a exagerar. Debes alejarte de los rubores muy fuertes, puesto que podrían endurecer tu maquillaje y se verían poco naturales a la hora de aplicarlos sobre tus mejillas.
  • Si tu piel es oscura, los rubores que mejor te van son aquellos que comprenden tonalidades como el vino y el naranja. Una de tus mayores ventajas es que puedes atreverte con estos tonos menos usuales, ya que le aporten calidez a tu rostro y si los sabes aplicar, en realidad conseguirás un resultado sencillo y femenino. Por el contrario, no es recomendable que utilices tonos claros.

Compartenos tu opinión