Recomendaciones para que el estrés no pueda contigo

El estrés es una reacción de defensa de nuestro organismo ante una circunstancia que considera de ataque ante situaciones que nos preocupan en exceso y nos desbordan, como el trabajo, las deudas, los problemas familiares…

El estrés tiene muchas formas de manifestarse, principalmente con el nerviosismo y el insomnio, pero puede derivar incluso en trastornos de ansiedad en casos de estrés crónico.

Estrés

Existen determinadas situaciones de nuestra vida cotidiana en las que se aprecia y se potencia el estrés y que podemos evitar siguiendo estos simples consejos:

  • Prepara todo el día anterior. No hay peor forma de empezar el día que llegando tarde al trabajo. Por eso antes de irte a dormir deja preparada la ropa que vas a ponerte, la bolsa del gimnasio, los papeles que tengas que llevar a la oficina, etc. En definitiva, organiza todo lo que necesites al día siguiente.
  • Empieza el día con tranquilidad. Tómate tu tiempo para levantarte de la cama, pegarte una ducha y desayunar con calma. No te despiertes con la sensación de que tienes que hacerlo todo deprisa porque empezarás el día con mal pie.
  • Define tu jornada laboral. Es muy importante que establezcas un horario de trabajo y que intentes cumplirlo a rajatabla. Trabajar más horas no va a hacer que seas más productivo, incluso al revés. Y sobre todo, no te lleves trabajo a casa. Una vez das por finalizada tu jornada laboral, céntrate en desconectar y relajarte.
  • Establece prioridades. Antes de dormirte o nada más llegar al trabajo anota en tu agenda o en una libreta (ver aquí) todo lo que tienes que hacer. De esa forma ganarás tiempo y serás más eficiente, porque te resultará más fácil priorizar y ordenar las tareas que tienes que desempeñar.
  • Cambia el café y el té por infusiones relajantes. Si te sientes desbordado o tienes estrés, es mejor que no ingieras cafeína ni teína, pues son sustancias energizantes que no son recomendables en estados de nervios. Sustitúyelas por infusiones como la tila, la manzanilla, el poleo menta… y verás cómo tu organismo reacciona mejor a los síntomas del estrés.
  • Descansa cada cierto tiempo. Si tu trabajo requiere mucha concentración, o estar sentado mucho tiempo delante del ordenador o de unos papeles, es necesario que te despejes cada hora y media aproximadamente. El hecho de levantarte de la silla, dar un paseo y comer algo te servirá no solo para desconectar durante unos minutos, sino también para cambiar la postura y mover un el cuerpo.

Compartenos tu opinión