Ideas de actividades para quitar el aburrimiento crónico

La próxima vez que esté aburrida, piense en la vida cotidiana de las damas del siglo XVIII,  seis horas para descansar; tres para “orar, meditar, leer libros para “administración doméstica”; cinco para “bordar, dibujar y practicar música”; una para “ayudar a los pobres”, y el resto del día lo empleaban en conversar, leer en voz alta y hacer y recibir visitas sociales. No es extraño que las cartas escritas por las mujeres que vivieron en esa época hablen de lo tediosas que eran sus vidas.

Todos nos aburrirnos cuando se agotan la novedad, el desafío y la emoción,  (Angustia: ¿amiga o enemiga?). Nuestras mentes necesitan que, constantemente, les proporcionemos nuevos estímulos, de la misma manera que nuestros organismos requieren alimentos frescos y nutritivos para no sentirnos cansados.

El aburrimiento no es un problema fatal, no obstante, en términos psicológicos, es un mal que conduce a otros trastornos. Es el caso de algunas personas que sufren un tipo de aburrimiento patológico y agudo, que en ellos llega a ser un sentimiento crónico del que no logran escapar más que buscando emociones fuertes.

Ideas para quitar el aburrimiento crónico

como quitar el aburrimiento crónico

Encuentra cosas nuevas para pasar la enfermedad

El hastío tiene solución, opinan las doctoras antes mencionadas, ya que hay muchas opciones para combatirlo sin tener que recurrir a la práctica de deportes de riesgo o a la búsqueda de emociones cada vez más fuertes:

Introduzca novedades en tu vida. Recomendamos para el aburrimiento en general lo siguiente: “Todos los días realiza dos actividades que se salgan de lo común y corriente y, sobre todo, que luego pueda comentar con otras personas, corno por ejemplo leer una revista acerca de noticias, viajes o deportes que le atraigan; escuchar música nueva o asistir a una clase de algo que siempre quiso aprender”.

Elabora una lista de actividades nuevas. Anote una actividad inusual que te gustaría hacer; por ejemplo, ver una exposición sobre los  celtíberos y comentarla luego con los amigos sentados en la terraza de un bar.

Empieza por echar un vistazo a tu alrededor. Organiza tu habitación, tus libros o tus discos. Busca algo que reparar. Te darás cuenta que hacer cosas de provecho hará que te sientas mejor y regresaran tus ganas de hacer algo divertido. Recuerda que una habitación desordenada provoca estrés, mismo que es el culpable en ocasiones del aburrimiento y desmotivación.

Lee un libro. La lectura es una activad que activa la imaginación, te educa y entretiene. No es necesario leer libros aburridos, en la actualidad existe gran variedad de libros cuyos contenidos además de educativos son interesantes y entretenidos.

Socializa. Llama o visita a algún buen amigo, invítalo a salir y compartan juntos. Quizá al principio cueste algo de trabajo socializar, sobre todo si eres una persona que no acostumbra mucho hacerlo, pero con el tiempo y practica todo se ira haciendo mas fácil y descubrirás los beneficios de la socialización para enfrentar el aburrimiento.

Crea fuentes de entretenimiento en casa. Si definitivamente eres de los que no puede o quiere salir de casa, busca películas, música y videojuegos de tu interés y recurre a ellos cada vez que estés aburrido. Una buena idea es invitar a un amigo que comparta esos mismos gustos con quien además de jugar, escuchar música o platicar también platiquen. También puedes recurrir a otras actividades como bailar o conseguir aparatos de ejercicio.

Haz ejercicio. Practica algún deporte o simplemente camina. Esta actividad además de ser beneficiosa y divertida. Esta comprobado que el ejercicio mejora el estado de animo, al mejorar tu actitud mejoraran tus ganas de hacer algo divertido.

Visita algún lugar interesante. En toda la ciudad hay museos, galerías, exposiciones, conciertos. etc. Conocer lugares nuevos despeja la mente.

Aprende algún oficio. ¿Alguna vez has pensado en aprender algún oficio como pintura, carpintería, o plomería? Además de ser una actividad divertida, te puede generar un ingreso, ya que este tipo de oficios es cada día más difícil de encontrar.

Aprende un nuevo idioma o repasa el que ya sabes. Tal vez sea momento de recuperar tus clases de ingles, francés o aprender chino.

Aprende a tocar algún instrumento. De esta forma te entretienes y descubres una nueva pasión, además abre la posibilidad de conocer personas con mismos intereses con quienes pasar momentos divertidos.

Sin duda el aburrimiento es un problema global que se puede combatir si se tiene el propósito.

Compartenos tu opinión