Por qué no forzar a los niños a dar besos

Una situación de la que muchas madres suelen darse cuenta con los niños pequeños, es el hecho de que les molesta saludar con un beso, como es la costumbre en varios lugares. Este acto, que puede interpretarse de forma ofensiva, tiene una explicación muy simple. Cuando los pequeños crecen y van aprendiendo más acerca de la interacción social, empiezan a decidir por sí mismos a quien quieren besar y a quien no.

¿Es conveniente forzar a los niños a dar besos o abrazos? La respuesta es no. Desde una edad temprana, es necesario enseñarles que su cuerpo solo les pertenece a ellos, respetando su decisión de abrazar o besar a quien prefieran.

beso

Si bien es cierto que puede resultar incómodo que no quieran saludar de esta forma a familiares o amigos, hay que entenderlos y hablar con las personas más allegadas, para que entiendan que de ninguna manera esto debe ser malinterpretado o tomado como una forma de herir sus sentimientos.

Ante todo también hay que comprender que no todos los niños poseen una personalidad igual. Habrá quienes sean más extrovertidos y no tengan reparo alguno en demostrar su cariño. Otros son más tímidos y prefieren mantener cierta distancia. Las circunstancias también determinan el que se muestren abiertos o no.

Con el tiempo, los chicos aprenderán a acoplarse a las normas de convivencia social, siendo más fácil que accedan a saludar de esta manera a los demás. Esto será cuando se den cuenta que un beso (para alguien que tiene la edad suficiente), puede ser una acción sin significado, muy diferente de la intimidad que representa para alguien que apenas empieza a abrir sus ojos al mundo.

La próxima vez que tu hijo se muestre reacio a besar o abrazar a alguien, no lo regañes. Brindále tu comprensión y dejálo pasar con naturalidad.

Compartenos tu opinión