3 mitos sobre la lactancia desmentidos

La lactancia es una etapa necesaria y común para las mujeres en general, sin embargo es increíble ver como aun hoy en día hay muchos mitos alrededor de ella, que hacen que muchas tengan dudas o hasta miedo de algo tan normal como lo es darle de lactar a sus bebés. Hoy te mencionamos tres de los más populares que han sido absolutamente desmentidos, para que los conozcas y tengas bien en cuenta porque no deberías hacerles caso.

mother breast feeding her child

  1. Los pechos se deforman con la lactancia. Este mito no solo no tiene ni pies de cabeza, sino que también es de los peores que existen. Hay que aclarar que los senos solo pueden perder su forma debido a dos razones: la edad o el no hacer suficiente ejercicio. Es completamente normal que los pechos cambien durante la maternidad. Primero los vas a sentir más llenos y cuando comiencen a producir leche, puedes sentirlos algo flojos pero esto no significa que vayan a perder su forma.
  2. Mi bebé no está satisfecho. No son pocas las madres que se preocupan de ver como sus bebés les piden el pecho con bastante frecuencia, pensando que no se han llenado lo suficiente; suele ocurrir con primerizas. Recuerda que tu hijo es muy pequeño y eso supone que su estómago también tiene un tamaño reducido, por lo cual se llena y se vacía constantemente. Es por eso que tienes que alimentarlo a distintas horas del día y de la noche, pero él siempre comerá lo suficiente en el momento.
  3. La lactancia es muy dolorosa. Es un mito que generaliza bastante. Lactar no tiene porque doler siempre y cuando el bebé se acomode bien en el pecho. Es verdad que al principio sentirás cierta incomodidad, pero es porque necesitas acostumbrarte a alimentar a tu bebé. Después no te molestará en absoluto.

Compartenos tu opinión