¿Le estás enseñando a tu hijo a comer mal?

Enseñarle a los niños a alimentarse correctamente no es tan sencillo como parece, más porque hay ciertos hábitos que sin saberlo, les podemos enseñar pensando que son lo correcto, cuando en realidad podrían estarlos perjudicando. Y es que a veces en un afán porque se alimenten bien, terminamos dándoles de comer de más o los malacostumbramos con recompensas. Mejor échale un vistazo a los siguientes puntos y decide por ti misma si estás haciendo un buen trabajo o no, a la hora de darle de comer a tu retoño.

hijo

  • Siempre lo tienes que sobornar con un postre para que se acabe todo. Lo único que conseguirás es que asocie la hora de la comida forzosamente con un postre, ¿y qué pasará el día que no haya de esto último? Simplemente se negará a comer. Debes enseñarle a hacerlo sin excusas.
  • Tratas de que se coma todo lo del plato. Cuidado, porque a lo mejor no has medido tan bien las porciones como deberías. Si no tiene hambre y aún así lo obligas a comer, le estás implantando una mala costumbre que de grande, puede provocar que coma de más y padezca sobrepeso.
  • Permites que se levante de la mesa antes de terminar. Típico que está ansioso por jugar y tú lo tienes que andar persiguiendo con el plato en la mano para que coma. Jamás permites que se ponga de pie sin haber comido lo suficiente y que aprenda a hacerlo siempre a la mesa.
  • Ofrecerte a cocinarle otra cosa, cuando quiere comer lo que hiciste. Otra manera de malacostumbrarlo, haciéndole pensar que estás a su disposición para cocinarle lo que pida. En algún momento tiene que entender que no está bien hacerte desaires cuando quieres alimentarlo.

¿Has cometido alguna vez uno de estos errores? ¡Todos tienen una sencilla solución!

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión