2 exámenes ginecológicos indispensables para vivir con plenitud

A pesar de que un chequeo con el ginecológo por lo menos una vez al año, es un asunto de lo más necesario para asegurarnos de que todo va en orden con nuestra salud, es increíble llegar a encontrarnos con mujeres que no han asistido siquiera una vez en su vida o que solo van cuando detectan anomalías evidentes respecto a su femineidad. No obstante, es necesario recordar que siempre es importante darnos el tiempo para acudir, incluso aunque no presentemos enfermedades o síntomas de algún padecimiento. Hay peligros que son silenciosos.

examenes

En el artículo de hoy además, queremos hablarte de dos exámenes ginecológicos que no deberías posponer:

Análisis de las mamas

Una mamografía puede detectar a tiempo problemas como tumores cancerígenos, que al ser extirpados a tiempo podrían hasta salvarte la vida. Aunque lo usual es que se recomiende a mujeres de alrededor de 50 años para que vayan a hacerse un examen como este, hoy en día es más común que los doctores hagan lo mismo con féminas más jóvenes. Además, un ginecólogo también te podrá orientar sobre la mejor manera de autoexplorarte los senos, a fin de que tú misma te encuentres al tanto de cualquier indicio de cáncer de mama.

Análisis pélvico

Incluye el ya famoso examen de Papanicolau y la observación de todos los órganos reproductores, como los ovarios, las trompas de Falopio y el útero. Aparte de prevenir males como el cáncer y brindar un tratamiento adecuado para posibles enfermedades sexuales, un análisis de este tipo podría aclararte dudas sobre ciertas circunstancias fuera de lo normal, como ciclos menstruales irregularios, presencia de quistes ováricos o la presencia de ciertos desajustes hormonales.

Tu salud no es algo que pueda esperar. Haz un espacio dentro de tus actividades cotidianas y saca una cita con tu ginecológo de confianza. Un chequeo de rutina nunca está de más.

Compartenos tu opinión