Tips para enfrentarte al hambre emocional

¿Conoces el hambre emocional? Es la sensación de apetito que mucho difiere de cuando nos sentimos hambrientos de verdad y que se relaciona más con la necesidad de comer, a causa de antojos, desequilibrios hormonales o ansiedad. De hecho es muy común sentirla durante ciertas etapas, como las del período menstrual o la del embarazo. Si no sabes como puedes controlarla para evitar aumentar de peso, entonces es preciso que leas el artículo de hoy en donde te brindaremos los mejores consejos para que aprendas como hacerlo.

emocional

  • Mantente ocupada. Cuando empieces a sentir ansias por comer algo dulce o comida chatarra, lo mejor que puedes hacer es distraer tu mente con cualquier actividad sencilla, ya sea jugar en la computadora, ponerte a tejer, pintar o incluso hacer un poco de ejercicio.
  • Bebe un poco de té. Las infusiones además de calmar el estrés y la ansiedad, son buenísimas para aplacar el apetito. Si consumes una variedad como la del té verde también puedes quemar más calorías, debido a sus propiedades como quemador de grasa.
  • Reemplaza tus antojos por snacks nutritivos. Estos pueden ser trozos de fruta, nueces, almendras o cacahuates naturales. ¡Incluso las palomitas de maíz naturales son buenas! Y te reportarán muchas menos calorías que otras comidas.
  • Practica ejercicios de respiración. Inhalar y exhalar profundamente te ayudará a despejar tu mente y a canalizar las emociones negativas que podrías estar sintiendo, y que te provocan querer comer a deshoras. Es muy fácil llevarlos a cabo en cualquier lugar.
  • Aprende a detectar el hambre emocional. Este tipo de hambre surge aun cuando has comido bien y se relaciona más que nada, al antojo por comer cosas como pastelillos o papas fritas. Si sabes cuando detectarla, podrás evitar ponerte excusas como que tienes que alimentarte o que de verdad tienes necesidad de hacerlo.

Compartenos tu opinión