A la hora de limpiar, ¿escoba o aspiradora?

Como en todo, a la hora de limpiar cada persona tiene sus gustos. Hay quien prefiere la aspiradora y los que opinan que la limpieza es más cómoda si se utiliza una escoba, todo depende de las necesidades que se tenganSin embargo, si escogemos la aspiradora, el resultado obtenido será más profundo que si utilizamos el invento tradicional.

Uno de los puntos de discusión es el tiempo empleado para la utilización de cada uno de estos artilugios. Algunos defienden que mientras se saca la aspiradora, sobra tiempo para barrer, pero la cuestión es si los resultados son los mismos y si contamos el tiempo que pasamos recogiendo los restos que, posiblemente, queden en el caso de utilizar la escoba. Esto nos lo ahorramos con una aspiradora que permite limpiar la suciedad y recolectarla a la vez. Por tanto, el trabajo es menor con un aparato eléctrico.

Escoba

Algunos modelos como los de esta marca tienen una gran capacidad de succión, por lo que los tiempos empleados son menores. Además la propuesta de la firma está encaminada a ofrecer productos adaptados a las necesidades de cada espacio y uso. No es necesaria la misma máquina en un chalet rodeado de jardines y polen, que una gran oficina o un piso de 80 metros cuadrados.

Otro  de los objetivos es mejorar la comodidad de los usuarios cuando utilicen sus aspiradoras.

Si utilizamos una escoba para limpiar una superficie relativamente grande, como el salón por ejemplo, esto puede llevarnos a posturas incómodas y perjudiciales para nuestra espalda. Lo mismo puede ocurrir con los movimientos de los brazos. Las aspiradoras cuentan con tubos de diferentes extensiones que nos permiten limpiar en una posición más cómoda, sin sobrecargar la zona lumbar y pudiendo llegar a lugares más recónditos sin falta de estirarnos.

Mientras limpiamos,  debemos mantener nuestra espalda recta. Si tenemos que agacharnos para llegar a algún rincón escondido debemos hacerlo flexionando las rodillas y si vamos a estar un rato en la misma postura sentarnos sobre algún elemento bajo, como un cojín o ponernos en cuclillas mejor que arrodillados.

Compartenos tu opinión