¿Es seguro tener un gato durante el embarazo?

Los gatos son una de las mascotas más amadas pero a la vez, también son uno de los animales que debe cargar con más prejuicios. Uno de los más erróneos y extendidos, es que son criaturas tóxicas para las embarazadas, por lo cual recomiendan a muchas mujeres de encargo deshacerse de ellos. No obstante, si tú estás pasando por esta situación debes saber que tu mascota no te hará ningún daño. Todo es cuestión de que sepas que cuidados observar si realmente quieres conservarla.

  • El único peligro que hay al tener un gato en el embarazo, es el de la toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria causada por tener contacto oral con las heces de tu gato. Esto puede ocurrir si limpiaste su caja de arena y luego te llevaste las manos a la boca. Por lo tanto, es primordial que otra persona se encargue de asear la caja o si tienes que hacerlo tú, lo hagas con guantes y te laves las manos.
  • No ocurrirá nada si convives con tu gato como siempre. Su pelo no te hará ningún daño, a menos que de repente desarrolles una alergia, lo cual no es muy común en mujeres que están acostumbradas a estos animales. Puedes seguir acariciando a tu mascota y estar junto a ella, no dejes que su lazo se desvanezca. Pasa tiempo de calidad con ella sin descuidarte a ti misma.
  • Un gato puede ser tan protector como un perro. No es verdad que los gatos odien a los bebés, aunque si no preparas bien al tuyo podría sentirse celoso. Deja que se acerque a tu pancita y cuando tu bebé haya nacido, permítele olfatear alguna ropita con su olor, para que se vaya acostumbrando a él. Te sorprenderás cuando veas que tu mascota ama a tu hijo tanto como tú.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión