¿Eres una novia posesiva?

Estar al pendiente de tu pareja es algo bueno, siempre y cuando hacerlo no se convierta en algo que absorba por completo tu rutina. Cuando esto sucede, no solo te conviertes en una influencia tóxica para tu compañero, sino que también para ti misma. Ser posesiva es un claro indicativo de problemas como la inseguridad y que además de todo, no te traerá buenos momentos. Aprende a controlarlo siguiendo los consejos que te ofrecemos en el artículo de hoy.

posesiva

  • Dejar atrás el pasado. Aceptarlo es el primer paso. Tal vez tu novio tuvo otras parejas antes o quizá seas tú quien haya sufrido decepciones amorosas, pero es momento de superar todo eso. El primero paso para que una relación pueda funcionar, es enfocarse en el presente que ambos comparten.
  • No bases tu vida en tu relación amorosa. No es bueno ni tampoco saludable, que solo te preocupes por lo que él hace o deja de hacer. Sal con tus amigos, concéntrate en tu trabajo y en tus metas personales… eso te mantendrá lo bastante ocupada como para brindarle su propio espacio y a la vez, dejar de preocuparte demasiado.
  • Recuerda que mientras más lo controles, más se alejará. Tal vez pienses que haces bien en seguir todos sus pasos para que no escape de ti, pero esa ansia de control solo provoca que se distancie más. A nadie le gusta ser vigilado y menos saber que no le tienen la confianza suficiente. Debes aprender a confiar tanto en tu novio, como en ti misma.
  • Anímate a conocer a sus amistades. Saber con quien se relaciona te ayudará a descartar la idea de que pueda estar con alguien más. También te hará ver que él te ama lo suficiente como para incluirte en su círculo cercano, sin importar que salga con hombres o mujeres.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión