Causas y tratamiento del embarazo psicológico

El embarazo psicológico es una condición que ha afectado a varias mujeres, y sobrellevarlo puede ser tan doloroso como complicado tanto para ellas como para quienes las rodean. Parece cosa de una película, pero lo cierto es que se puede dar y detrás de él se ocultan algunos factores que, según expertos, pueden ocultar escenas traumáticas de la psiquis de una mujer.

embarazo

¿Por qué ocurre el embarazo psicológico?

A día de hoy, la ciencia todavía no se puede explicar con exactitud la causa de esta situación, en la que se dan todo los síntomas de un embarazo normal aun sin haber concebido.

La mente humana es realmente asombrosa y cuando se pone en marcha para materializar el deseo o creencia de una persona, puede darnos sorpresas.

La mayoría de los médicos que han tratado con casos de este tipo, coincide en que una mujer tiene que cargar con secuelas de antecedentes difíciles, como lo pueden ser el abuso sexual en la infancia o reciente, algún trastorno mental o abortos involuntarios. Incluso un desmedido temor a la infertilidad puede desembocar en dicho acontecimiento.

Las mujeres con embarazo psicológico suelen experimentar todas las señales del proceso igual que las futuras madres. Observan el ensanchamiento del vientre y los pechos, oscurecimiento de los pezones y sensaciones como náuseas y mareos, ¡hasta es posible que “sientan” movimientos fetales!

Todo esto se debe a que el organismo libera hormonas como estrógenos y prolactina, obedeciendo a los impulsos del cerebro.

¿Cómo se debe afrontar un embarazo psicológico?

Es primordial recibir ayuda especializada de profesionales, puesto que hay casos que pueden extenderse desde meses hasta años enteros, y acarrean mucho dolor emocional y complicaciones para las pacientes.

La mujer que hace frente a un embarazo psicológico, también debe contar con una red de apoyo que involucre a amistades y familia.

Compartenos tu opinión