Como detectar a un acumulador compulsivo

La acumulación compulsiva es uno de los problemas que más difusión están teniendo últimamente. Este comportamiento, que parece increíble para muchas personas, es un inconveniente real que oculta tras de sí muchas implicaciones emocionales, que llegan a afectar la vida tanto de quienes lo padecen como de quienes están a su alrededor. Al principio puede comenzar de una manera tan gradual que pasa desapercibido, pero siempre que puedas detectarlo a tiempo, es bueno que te des cuenta que tiene mayores posibilidades de tratarse. A continuación te presentamos las señales más frecuentes por las que puedes detectar a un acumulador compulsivo.

Acumuladores compulsivos

  • Les cuesta trabajo deshacerse de las cosas. Es normal que haya ciertas cosas de las que no se quieran desprender, como recuerdos familiares o con valor sentimental. Pero el asunto se vuelve sospechoso cuando incluso no quieren tirar cosas inservibles, como revistas viejas u objetos en mal estado.
  • Guardan cosas que no funcionan “por si las dudas”. Televisores, ventiladores, computadoras o cualquier cosa que ya no tenga arreglo, se puede quedar para siempre entre su colección y la única excusa será “que podrían necesitarlas o repararlas después”.
  • Tienen objetos acumulados en distintas partes de casa. Primero el garage, las despensas y los armarios. Más tarde, cuando estos espacios se agotan, las cosas pasan a formar parte de espacios tan comunes como la cocina y la sala de estar.
  • Compran cosas que no necesitan. Los acumuladores no solo tienden a quedarse con lo viejo, sino que pueden comprar algo que en verdad no les hace falta pero que sienten que deben tener por si acaso, poniendo en riesgo además su presupuesto.
  • Su alacena y cocina pueden tener varios productos echados a comer. La acumulación también se puede extender hasta la comida, puesto que se niegan a tirarla aun si está vencida o echada a perder.

Compartenos tu opinión