Consejos para tranquilizar a los niños cuando están enojados

No hay nada más temible que un niño enojado, porque cuando los pequeños agarran una rabieta, muchas cosas pueden suceder y ninguna de ellas es agradable. Son varios los padres que entran en pánico al momento de ver a sus hijos estallar y a veces, no saben como controlar la situación actuando de manera errónea. Sin embargo hay varias cosas que tú como madre puedes hacer para relajar a tu retoño en un momento difícil, son recomendables y más sencillas de lo que piensas.

tranquilizar

  • Dile que respire profundo. Los ejercicios de respiración son efectivos para despejar la mente y encontrar equilibrio en los instantes difíciles. No por nada, ejercicios como los del yoga practican esto a menudo para sentirse en paz. Cuando tu hijo se sienta molesto, debes decirle que inhale profundamente por la nariz y suelte el aire despacio.
  • Un masaje también ayuda. El contacto fisíco que no sea a base de castigos, es algo muy positivo que se puede hacer con los más chicos cuando se sienten furiosos. Los masajes en los hombros o en la espalda no solo logran que sus músculos se relajen, sino que también son buenos para controlar su estado de ánimo.
  • Dale un abrazo. Nada como sentir el cariño de mamá en un momento frustrante, pues todo lo que necesitan los niños es sentir que son queridos, especialmente cuando están molestos. No importante que tan enojado esté el tuyo, abrázalo y no lo sueltes hasta que se relaje y le puedas hablar. Si lo arrullas al mismo tiempo, verás que fácil se tranquiliza.
  • Intenta hacerlo reír. No hay mejor remedio para el enojo que la risa, porque les hace olvidar a los pequeños que tienen una rabieta. No puede ser lo más sencillo pero sin duda vale la pena que pruebes si temes que el volcán estalle de nuevo.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión