¿Cómo saber si tu relación abierta te está haciendo daño?

Las relaciones abiertas no son cosa para juzgar a nadie, a algunas personas les funcionan y a otras no, pero definitivamente no son para todo el mundo. Si tú has decidido tener un amigo con derechos y últimamente las cosas no van bien, tal vez hayas estado ignorando las señales que te dicen que debes cortarla de una vez por todas. Es difícil darse cuenta, puesto que no es una relación formal como cualquiera, sin embargo, mejor hacerlo ahora que cuando te empiece a hacer daño de verdad. Estos son los signos que deberías tener en cuenta para confirmarlo.

dano

  1. A menudo te sientes triste. Ha dejado de ser divertido y ahora te sientes mal, cuando ese amigo en realidad no es nada tuyo. Recuerda que las relaciones abiertas se disfrutan sin compromiso, de lo contrario no tiene sentido aceptarlas.
  2. Solo lo hiciste para no sentirte sola. Un amigo con derechos no resuelve el sentimientos de la soledad y seguirás sintiéndote así, hasta que tú misma empieces a disfrutar con tu compañía. Date un tiempo para conocerte mejor.
  3. Tu amigo no quiere que nadie se entere y te esconde de los demás. Una relación abierta, si bien tal vez no deba gritarse a los cuatro vientos, tampoco es para avergonzarse. Si esa persona se empeña a ocultarte, definitivamente no vale la pena estar con él.
  4. Piensas en él todo el tiempo. Te has vuelto tan apegada a él, que ya ni conoces gente nueva, ni disfrutas de las cosas que te encantaban si no son con él. Esa dependencia es peligrosa.
  5. Tu amigo tiene pareja. Ojo, no es lo mismo ser la amiga con beneficios que la amante, esto último definitivamente te traerá problemas. Si él ha conocido a alguien, date a respetar y termina con lo suyo, antes de que te involucre en un inconveniente.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión