Cómo estimular al bebé para que se sienta bien

A veces es necesario estimular al bebé para que deje de llorar, sonría o simplemente para que se sienta bien. Estos estímulos sirven para que tenga un mejor desarrollo, tampoco se trata de que le inculques desde bebé metas destinadas a cumplir en un futuro pero si se trata de que juegues con él, lo mimes y aproveches cualquier tiempo para favorecer su desarrollo.

Hay muchos más métodos que iré poniendo a lo largo de los días, esto es solo un ejemplo de las diversas motivaciones para con el bebé en sus primeros meses. Porque dicen los especialistas que, hasta los tres años el bebé es cuándo desarrolla sus capacidades mentales que le acompañaran el resto de su vida.

bebes y madres felices

1.- Dale masajes.

Para un bebé, que le acaricien es tan importante como comer y dormir, diversos estudios han demostrado que un masaje suave estimula las conexiones nerviosas en el cerebro del bebé, lo que le ayuda en su desarrollo intelectual y fortalece su sistema inmunológico.

2.- Anímale a jugar con su sonajero.

Cuando el bebé descubre sus manitas y empieza a controlarlas, comienza a entender la relación causa-efecto. Y verás qué contento se pone cuando descubra que es él quien hace sonar el sonajero.

3.- Juega con él a ponerle caras.

Sácale la lengua, hazle una pedorreta, pronto tratará de imitar tus gestos. Así le ayudas a descubrir las diferentes partes de su cara, además de que se pondrá feliz.

4.- Esconde objetos.

Enséñale un juguete y escóndeselo mientras te mira. Espera unos segundos y muéstraselo de nuevo. De este modo aprenderá que lo que desaparece de su vista sigue existiendo. Varía la forma y el lugar por el que aparece el muñeco. Pero también crea patrones que se repitan, para que pueda anticiparse a su aparición.

1 persona ha comentado este artículo ¿tu que opinas?

  1. Mauricio
    5 mayo, 2014 at 5:23 pm #

    SI acostumbramos a los bebés a desde pequeños ser felices eso ira marcando su infancia y será más probable que tengan comportamientos positivos en el kinder, después en la primaria y asi sucesivamente.

    Dar felicidad no cuesta nada.

Compartenos tu opinión