Como detectar el estrés en los niños

Se suele pensar que el estrés es una enfermedad que solo puede afectar a los adultos, pero estudios han demostrado que esta condición también le puede afectar a los más pequeños y de manera terrible, pues a su edad, lidiar con demasiadas obligaciones o situaciones que los empujen a padecer más ansiedad, puede tener consecuencias muy negativas tanto en su salud como en su desarrollo. Por eso es tan importante saber detectar cuando el padecimiento está jugando en contra de ellos y la mejor manera de hacerlo, es prestar atención a las señales que podrás leer a continuación.

estrés

  • Retraimiento social. Los niños estresados suelen asilarse socialmente como una manera de lidiar con lo que les está pasando. No tienen ánimo ni ganas de jugar, hablar o salir de casa, debido a lo fatigados y desesperados que se pueden sentir.
  • Problemas para concentrarse. La dificultad para llevar a cabo hasta las tareas más sencillas o incluso para hacerlo con ciertos pasatiempos que se disfrutaban antes, como pintar o tocar un instrumento, son otro signo al cual prestar atención.
  • Cambios de humor. Los arrebatos de ira y las ganas de llorar sin motivo aparente, son un síntoma bastante común del estrés infantil. Tus hijos pueden actuar de manera agresiva incluso aunque solo trates de hablarles.
  • Dolores corporales. A veces la enfermedad se manifiesta mediante dolores de estómago, de pecho o migrañas, que son una respuesta del organismo cuando se está enfrentando con demasiados problemas.
  • Incremento de los latidos del corazón. Este síntoma es otro de los que más se manifiestan cuando los niños llegan a una situación límite y que puede jugarles en contra, si no se les ayuda a controlar sus tareas a tiempo.
  • Ansiedad. Un niño estresado puede experimentar preocupación o miedo excesivos ante situaciones que comúnmente, podrían tener una solución sencilla.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión