¿Cabello dañado? Tal vez debas cambiar tu cepillo

Razones que dañan el cabello existen muchas y van desde un clima extremo hasta el lavado frecuente, o no usar productos que lo protejan del calor. Sin embargo, casi nunca solemos reparar en que los cepillos que usamos también pueden ser los responsables. ¿Por qué? Pues sucede que no todos son apropiados dependiendo del tipo de cabello que tengas. Sin darte cuenta podrías estar utilizando uno que solo hace que tu melena se quiebre y pierda fuerza y forma. A continuación te mostramos cual deberías utilizar de acuerdo a la clase de cabellera que poseas.

dañado

Cabello grueso

Si tu cabello se caracteriza por su densidad y es lacio u ondulado, lo mejor que puedes hacer es optar por un cepillo redondo, con el que puedas acentuar su forma a la vez que lo desenredas. Los que están hechos con materiales como el nylon o la goma son los más resistentes, y si puedes evitar las cerdas sintéticas mejor, pues no acaban tan bien con el frizz.

Cabello fino

En caso de que el pelo se le caiga con facilidad, tienes que optar por un cepillo plano con superficie y cerdas de goma, que desenrede gentilmente los nudos sin atorarse. Este además, también está diseñado con cerdas abiertas para prevenir el quiebre del cabello y reducir la humedad que queda después de cada ducha.

Cabello rizado

Las chicas que tienen rulos son las que más suelen detestar su maravilloso cabello, afirmando que tienen mucho frizz y nudos. Sin embargo, tratar este tipo de melena es muy fácil si se usa un peine con puntas abiertas, que la desenrede sin hacer que los rizos pierdan su forma. Otro tip muy bueno consisten en aplicar antes un mousse o crema para peinar para contener la estática y acentuar la forma de los bucles.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión