Baking, otra novedosa técnica de belleza

En artículos anteriores te habíamos hablado del contourning y del strobing, como dos técnicas imprescindibles que te ayudarían a aportarle mayor dimensión a tu rostro, oscureciendo e iluminando ciertas zonas clave respectivamente. No obstante el ámbito de la belleza es muy cambiente y por hoy, lo más novedoso es la técnica del baking, un método que es ideal para lucir una cara más iluminada e incluso disminuir ciertas imperfecciones como las líneas de la edad; si es que haz comenzado a notar que tu piel comienza a mostrar las primeras señales del envejecimiento.

baking

¿En qué consiste este estilo de maquillaje y cómo se lleva a cabo? Entérate de los detalles a continuación.

¿Qué es el baking?

Baking en inglés quiere decir horneado y se le llama así a esta manera de maquillarse, debido a que usamos principalmente polvos traslúcidos para “enharinar” el rostro. Lejos de lo que puedas estar pensando, la verdad es que esto no es nada pesado para tu piel y le aporta bastante luminosidad.

Llevarlo a cabo es muy sencillo y tan solo necesitas unos buenos polvos sueltos de tu marca preferida y un pincel para el rostro, además de seguir estas instrucciones:

  1. Primero que nada, es importante que te hayas aplicado una buena hidratante en el rostro. Enseguida aplícate tu base y el corrector de la manera habitual, pero no esperes a que se absorban del todo para proceder con el siguiente paso.
  2. Con el pincel, vas a tomar una generosa cantidad de polvos y los colocarás sobre lás áreas de las ojeras, el centro de la fuerte, el mentón, el puente de la nariz y los laterales del rostro.
  3. Deja que se absorban por unos diez minutos mientras continuas con el resto de tu rutina de maquillaje. Una vez pasado este lapso de tiempo, simplemente retira el exceso con tu brocha.

Compartenos tu opinión