5 molestias del embarazo por las que no deberías preocuparte

El embarazo puede ser una etapa difícil, a pesar de lo hermosos que es esperar a un bebé. Toda madre sabe que no será precisamente cómodo, sin embargo a veces surgen algunas molestias que les pueden sorprender con la baja guardia y hacerlas preocuparse más de lo debido. Y es que nunca se sabe si alguna reacción del cuerpo le va a hacer daño al bebé o no. Sobretodo si son primerizas. En tanto no sientas nada fuera de lo que vamos a nombrar a continuación, lo cierto es que no deberías inquietarte.

  1. Fatiga. El cansancio extremo es otra consecuencia de que tu cuerpo se esté adaptando para darle vida a otro, y bastante común en el primer trimestre. Pasará tan pronto como te hayas acostumbrado a tu nueva condición, no significa que estés enferma.
  2. Vómitos y naúseas. A veces son temporales, otras pueden durar durante todo el emabarazo. De cualquier forma no son anormales y es muy probable que los sientas más en las mañanas. Trata de descansar todo lo que puedas para que te afecten lo menos posible.
  3. Varices. Son una de las consecuencias más odiadas pero practicamente inevitables, y se dan sobretodo en las piernas y en la vagina. Se deben al aumento del volumen y la presión de la sangre. También son temporales, pero puedes alzar tus piernas para estimular la circulación.
  4. Indigestión y acidez. Se han vuelto muy comunes desde que las embarazadas comen igual, sin percatarse de que ahora los intestinos hacen más presión sobre el estómago. Por eso es importante que aprendas a hacer comidas pequeñas.
  5. Hemorroides. Igualmente, aparecen por el incremento de la presión sanguínea, aunque pueden ser mucho más molestas que todo lo anterior. Es necesario que consultes a tu médico para que te brinde un tratamiento adecuado en contra de ellas.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión