5 mitos sobre los bebés alimentados con fórmula

Mucho se ha dicho acerca de los bebés que son alimentados con fórmula, haciendo ver a esta como una vergonzosa alternativa al lado de la leche materna. Pero lo cierto es que lejos de eso, es una excelente opción para complementar la alimentación de los más pequeños; sobretodo cuando una madre no puede producir suficiente o nada de leche. Por eso, si estás a punto de tener a tu pequeño y llega a darse la situación, no te creas estos 5 mitos extendidos sobre el asunto.

  1. Son menos inteligentes que los alimentados con leche materna. De hecho, la fórmula ha sido desarrollada con probióticos, ácidos grados y muchos nutrientes que además de fortalecer sus células inmunes, también permiten que el cerebro se desarrolle mejor.
  2. Dejas de producir leche materna. Cada cuerpo es diferente y no se puede predecir su comportamiento al hacer leche para el bebé. Sin embargo, el hecho de que uses fórmula de vez en cuando no quiere decir que de pronto tus senos se vayan a quedar sin nada.
  3. No puedes formar un lazo con tu bebé. Si bien es verdad que el dar pecho es una forma maravillosa de que ambos se conecten, tampoco es la única. A lo largo de la maternidad, conocerás muchas más maneras de estrechar lazos profundos con ese pedacito de ti.
  4. A los bebés no les gusta toma de biberones, pues no son lo mismo que el pezón. Si tu pequeño no acepta el biberón, solo tienes que probar con diferentes hasta que encuentre uno al que adaptarse. O mejorar la posición en la que se lo das.
  5. Fórmula y leche materna no son compatibles. Al contrario, podría ser muy beneficioso para tu pequeño el estar recibiendo dos tipos tan nutritivos de leche. Especialmente en los primeros meses. Puedes combinar ambos sin ningún problema.

Compartenos tu opinión