5 inconvenientes de tener sexo en la ducha

Sostener relaciones sexuales en la ducha es una fantasía que muchas parejas han querido realizar en alguna ocasión. Compartir un momento íntimo en un lugar tan especial como el baño puede ser algo de lo más erótico para cualquiera, en especial si tomamos en cuenta la manera en que las películas y la televisión lo han hecho ver incontables veces. No obstante hay algunos inconvenientes que quizá quieras tomar en cuenta antes de animarte a intentarlo con tu pareja y en las que seguramente no te habías detenido a pensar.

ducha

  1. Cuidado con las llaves y otros accesorios de la ducha. La pasión del momento puede verse interrumpida si alguno de los dos llega a lastimarse con un movimiento brusco. Y es que no es lo mismo hacer en la cama, que en un espacio como la regadera.
  2. Encontrar la posición correcta. Estar de pie bajo el agua puede hacer un poco más difícil el encontrar esa posición que los satisfaga a ambos y lo que es más importante, mantenerla.
  3. Ahogarte al intentar darle gusto a tu pareja. Si te mueves hacia el sur podrías darte cuenta de pronto de que hay demasiada agua cayendo sobre ustedes y eso es algo que entorpece tu maniobra.
  4. Tener el riesgo de resbalarte. A veces ponerse más intensos no será la mejor alternativa, si el suelo de la ducha de la tina se han puesto resbaladizos. Aunque no lo creas, un gran número de parejas han tenido accidentes de esta forma.
  5. No puedes arrodillarte o acostarte en el suelo. Tal vez sería lo ideal para sostener relaciones de una manera más cómoda pero de tenerlo en cuenta, querrás limpiar y desinfectar exhaustivamente el piso de la regadera antes.

A pesar de todo, puedes encontrar una manera eficaz de tener relaciones en la ducha si llegas a practicar un poco con tu pareja.

Compartenos tu opinión