5 cosas a tomar en cuenta sobre la congelación de óvulos

En plena era de reproducción asistida, los nuevos métodos para concebir siguen causando polémica en muchas partes del mundo. Uno de los más comentados ha sido el de la congelación de óvulos, un proceso en que los mismos son extraídos del útero y congelados para su uso posterior. Normalmente, esta medida está pensada para mujeres que desean convertirse en madres después de cierta edad o que piensan que van a tener complicaciones para embarazarse de modo natural. Si tú estás considerando esta posibilidad, hay cinco cosas que deberías saber antes de decidirte por completo.

cosas

  1. No lo veas como un “retraso de maternidad”. Realmente no es recomendable recurrir a esta opción, simplemente porque quieres ser madre en un momento determinado. Esta alternativa, según los médicos, es mejor tomarla como prevención por si tu fertilidad se encuentra en peligro.
  2. Se consciente de que congelar tus óvulos no garantiza que vayas a ser madre. De hecho, se estima que la taza de embarazos exitosos con este método oscila entre el 30% y el 60%, por lo que siguen siendo más confiables otros métodos de reproducción asistida.
  3. Congelarlos tampoco quiere decir que necesariamente los vayas a usar. Es muy bajo el porcentaje de mujeres que utilizaron sus óvulos después de ponerlos en congelamiento, pues nunca se sabe que puede surgir más adelante.
  4. Hay muy pocos bebés que hayan nacido por medio de este proceso. El congelamiento de óvulos es relativamente joven: hará unos 30 años que se puso en práctica y todavía le quedan aspectos por mejorar. Se estima que en el mundo hay solo 5000 bebés que fueron resultado del mismo.
  5. Es recomendable que los congeles mientras eres joven. Según los especialistas, entre los 20 y los 30 años es mucho más aconsejable recurrir a este método, cuando los óvulos se encuentran en toda la plenitud de su fertilidad.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión