4 ingredientes para decirle adiós a los vellos encarnados

Pocas cosas hay que sean más molestas que los vellos encarnados, los cuales surgen como consecuencia de métodos de depilación como la cera, las pinzas o las maquinillas eléctricas. Estos, si bien pueden arrancar el vello de raíz y permitir una piel lampiña por más tiempo, también son agresivos y causan irritación en las pieles sensibles, con la consiguiente debilitación del pelo que se queda atrapado bajo la dermis. Cuando esto sucede, pueden salir molestos granitos que además de verse mal, son dolorosos. Afortunadamente existen maneras para deshacerse de ellos de un modo natural y totalmente seguro.

vellos

  1. Aceite de árbol de té. Esta planta es conocida por desinflamar y ser un antiséptico, por lo que está más que recomendada para tratar el problema. El mejor modo de usarlo es disolviendo unas gotas en agua destilada y aplicando la mezcla encima de las zonas afectadas.
  2. Vinagre de manzana. Recomendado solamente para pieles no sensibles, ya que en estas puede provocar demasiada comezón. El vinagre es bueno para desinflamar los granitos ocasionados por los pelos enterrados, además de devolverle a la piel su hidratación natural.
  3. Aceite de coco. Además de hacer que la piel se sienta más suave e hidratada, tiene poderosas propiedades bactericidas, que combaten la infección con conllevan los vellos encarnados. Si vas a usarlo, tienes que asegurarte de que sea extra virgen y orgánico para obtener resultados óptimos.
  4. Azúcar morena. Es el remedio más conocido, pues mezclada con un poco de limón y miel, puede convertirse en un poderoso exfoliante capaz de remover células muertas de la piel y hacer que el vello encarnado salga hacia afuera. Mucho mejor que forzarlo y dejar cicatrices.

Todos estos ingredientes no solo son efectivos, sino también económicos. Anímate a probarlos después de cada depilación y muy pronto te darás cuenta de cuan buenos son los resultados.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión