3 soluciones para mantener tus esmaltes de uñas como nuevos

Nada es peor que gastar dinero en un esmalte de uñas del que te gusta el color pero que no utilizas tanto, y encontrarte un buen día, con que se ha puesto seco o grumoso, quedando totalmente inservible. Ciertamente son productos que duele tirar a la basura. Sin embargo debes saber que no siempre esto es necesario. Hay maneras en los que puedes rescatarlos y dejarlos prácticamente como nuevos, para embellecer tus manos. En esta ocasión te enseñamos tres soluciones fáciles que puedes emplear para lograrlo y las cuales podrás utilizar en el momento que desees. ¿Te animas a intentarlas?

esmaltes

  • Añade tres gotas de disolvente. El disolvente es tu mejor aliado para conservar en perfecto estado cualquier esmalte de uñas y lo puedes conseguir sin problemas en muchas farmacias. Eso sí, ten cuidado de que el elijas esté completamente libre de acetona, porque no todos son efectivos a causa de este compuesto. Tampoco te pases de cantidad o por el contrario, terminarás estropeando tus esmaltes.
  • Usa agua caliente para devolverles la liquidez. Si no tienes disolvente en casa, prueba con esto. Coloca agua a calentar en un recipiente hasta que llegue al punto de ebullición y justo cuando hierva, introduce con cuidado en él el frasco de esmalte que quieras reparar, cuidando que solo este sumergido el bote y el tapón fuera del agua. Déjalo así por dos o tres minutos y cuando lo retires y lo abras, te darás cuenta de que la pintura se ha puesto más líquida.
  • Emplea alcohol de 90 grados. Es igual de eficaz que el disolvente y no afecta las propiedades de los esmaltes. Un par de gotas de alcohol es todo lo que necesitas para luego revolver bien. Enseguida, tus pinturas para las uñas van a recuperar la textura ideal para aplicarse. Lo mejor es que puedes emplearlo cuantas veces quieras.

Quizá también te interese leer:

Compartenos tu opinión